El año de la empresa saludable

El año de la empresa saludable
8 MIN

2019 va a ser el año de la empresa saludable. No sólo porque esté de moda el “wellness corporativo”, ni tan siquiera porque ayudar a mejorar la salud de las personas es bueno en sí mismo. Sino también porque mejora la productividad de la propia empresa.

Y es que una de las grandes tendencias empresariales para este nuevo año, junto con la automatización de tareas de bajo valor añadido, el empleo de nuevas tecnologías ligadas a la industria 4.0 y la incorporación de perfiles relacionados con las humanidades o las ciencias sociales; será la búsqueda del bienestar en las empresas.

Esa búsqueda se enmarca en la necesidad de las empresas de, por un lado fidelizar el talento; y por otro, mejorar la productividad. En ambos casos, el bienestar de los empleados juega un papel esencial. Por ello, las empresas punteras ya ofrecen programas para fomentar la actividad física, realizar descansos productivos o flexibilizar (tanto el trabajo como la jornada laboral). Del mismo modo, también podemos constatar una creciente preocupación por la creación de espacios que fomenten la creatividad y la cooperación; así como por el cuidado del ambiente dentro y fuera del entorno laboral.

 

Qué es una empresa saludable

El concepto hace referencia a una empresa en la que existe una preocupación por el bienestar y la salud de todos los trabajadores, lo cual se materializa en una serie de acciones o incentivos que promueven hábitos saludables. En este tipo de empresas, la dirección está concienciada con los beneficios de una buena salud en el entorno de trabajo, promoviendo políticas de salud, bienestar y seguridad que transcienden el ambiente laboral. Y para su éxito, es necesaria una buena comunicación para que el resto de personas se alineen con los objetivos saludables y una estrategia para lograr que sean sostenibles.

Según la Organización Mundial de la Salud, un entorno de trabajo saludable tiene en cuenta los riesgos de trabajo físicos y psicosociales, pero también dota a los empleados de recursos para llevar hábitos saludables y los divulga o promociona en la sociedad.

 

Por qué es importante ser una empresa saludable

Como se ha dicho anteriormente, promover el bienestar y los hábitos de vida (tanto personal como laboral) saludables, es bueno per se; ya que favorece el cuidado de las personas. Pero en un entorno profesional, en el que se persiguen beneficios económicos, debemos ir más allá.

Una empresa saludable es, generalmente, más productiva y eficaz. Por tanto, promover el bienestar, además de beneficios personales y grupales, genera beneficios económicos. Y lo hace principalmente de cuatro formas:

  1. Incrementando la motivación de los trabajadores, que permite una mayor productividad y eficiencia en sus tareas.
  2. Reduciendo las bajas por enfermedad y los accidentes, reduciendo al máximo el absentismo laboral.
  3. Mejorando la imagen de la empresa y por tanto, aportando una posible ventaja competitiva.
  4. Ayudando a retener y atraer el talento.

La inversión en bienestar y salud es altamente rentable para las empresas. Se estima que los costes por absentismo o enfermedad son entre dos y seis veces mayores en empresas sin un plan de promoción de la salud en el trabajo.

 

Como lograr ser una empresa saludable

Ser una organización saludable no sólo requiere una labor de prevención, sino también de recursos humanos, responsabilidad social y comunicación.

Para lograrlo, se debe comenzar por la concienciación. Empezando por la dirección y siguiendo por cada uno de los empleados. Esta labor no tiene por qué acabar aquí, ya que de cara a la imagen de la compañía, es de gran utilidad comunicar las acciones y fomentar hábitos similares entre la sociedad.

A partir de ahí, es necesario hacer un diagnóstico para conocer las necesidades concretas en función de la actividad de la compañía. Por un lado, estableciendo un plan de prevención de riesgos laborales; y por otro, identificando posibles problemas habituales.

Con este diagnóstico y habiendo cubierto los riesgos frecuentes, es el momento de elaborar una estrategia. En función de la capacidad de la empresa, se pueden realizar grandes acciones, pero en todo caso primero se debe empezar por lo básico. Por ejemplo, una correcta limpieza es el primer paso para cuidar de la salud de las personas y mejorar el ambiente en el entorno laboral.

Una vez cubierto lo básico, existen numerosos ámbitos de actuación para mejorar la salud en la empresa, como veremos a continuación.

 

Acciones para mejorar el bienestar y la salud en la empresa

Generalmente, las empresas suelen optan por cuatro formas de incentivar los hábitos saludables en la empresa:

  • Incentivos económicos, como por ejemplo, premiar a los empleados que se desplazan en bicicleta.
  • Recesos, como por ejemplo, dejar un rato para descansar o para realizar estiramientos.
  • Obligaciones, como por ejemplo, utilizar protecciones homologadas.
  • Recomendaciones, como por ejemplo, comunicando la celebración de carreras populares.

Estos incentivos deben incidir en uno de los cuatro ámbitos de actuación principales.

 

Ámbito físico
  • Evaluación de riesgos de cada puesto de trabajo.
  • Control del bienestar térmico, lumínico y acústico.
  • Planes de seguridad.
  • Planes de prevención de riesgos laborales.
  • Calidad del aire.
  • Adaptación del mobiliario y erogonomía.
  • Calidad de la limpieza y el higiene.

 

Ámbito psicosocial
  • Protocolo contra el acoso.
  • Procesos de selección neutros.
  • Gestión de la diversidad.
  • Descripción de puestos de trabajo.
  • Planes de formación.
  • Manual de acogida de nuevos trabajadores.
  • Gestión del talento.
  • Conciliación de vida laboral y personal.

 

Ámbito de la salud
  • Programas de promoción de la salud.
  • Campañas médicas.
  • Programas de bienestar social y emocional.
  • Talleres y formación en hábitos saludables.
  • Reconocimientos médicos.

 

Ámbito comunitario
  • Plan de comunicación.
  • Plan de igualdad.
  • Política de Responsabilidad Social Corporativa.
  • Planes de movilidad.
  • Sistema de Gestión Ambiental.
  • Gestión de residuos.

 

Merece la pena avanzar para la conversión de cada empresa en una empresa saludable. Por responsabilidad y por rentabilidad. Nosotros te ayudamos con el primer paso: una limpieza Eco-Friendly que reduce las bajas laborales y mejora el ambiente de trabajo. Consúltanos sin compromiso.